AFP / RODGER BOSCH

Elandsberg, Sudáfrica (AFP) Hace más de un siglo, una subespecie de la cebra desapareció, víctima de los cazadores. Sin embargo hoy, gracias al esfuerzo de un grupo de científicos, estos animales han vuelto a la vida.

En un valle a dos horas de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, puedes encontrarte con estas criaturas: cebras con rayas negras y blancas desde el hocico hasta el vientre, así como pelaje de color pardo claro hasta la cola.

Al parecer son quaggas, aunque el último ejemplar murió en un zoológico de Ámsterdam en 1883.

Esta pequeña manada semi-rayada es resultado del trabajo de un grupo de expertos que, desde hace 30 años, promueve la reproducción de las cebras de los llanos, menos rayadas que las otras, para concentrar los genes “sin rayas”.

Anuncio

La quinta generación es prácticamente idéntica a la especie extinta.

AFP / RODGER BOSCH
AFP / RODGER BOSCH

¿Por qué resucitarlas?

“Queremos reparar, a pequeña escala, un daño ecológico”, explicó Eric Harley, profesor jubilado de bioquímica clínica, “y también poder volver a ver este bello animal”.

El proyecto fue creado por Reinhold Rau, un especialista de la historia natural sudafricana, nacido en Alemania, quien analizó muestras de piel de quagga del South African Museum de Ciudad del Cabo.

Así descubrió que el ADN de este animal era el mismo que el de la cebra de los llanos, casi con las mismas rayas.

Sin cebroides

Como era de esperarse, las críticas no tardaron en llegar. Algunos expertos en biología ven en esta iniciativa una operación de marketing y una interferencia a la naturaleza.

“No hacemos ingeniería genética“, se defendió el profesor Harley, “no hacemos clones, ni transferencias sofisticadas de embriones. Se trata de un simple proyecto de reproducción selectiva. Si fuera una especie diferente, la idea no tendría ningún sentido”.

Para evitar el debate, estos nuevos ejemplares fueron nombrados “quaggas de Rau”, lo que permite diferenciarlos de sus ancestros desaparecidos.

Los animales que ahora habitan en el valle de Riebeek no fueron sometidos a tratamientos que permitan procrear cebroides.

Los cebroides son híbridos obtenidos del cruce de una cebra con otro équido, como el asno, y suelen ser estériles. Así que los quaggas del siglo XXI podrán reproducirse.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!