iStock

La revista Nature Photonics publica esta semana dos estudios independientes sobre teletransporte cuántico, uno realizado en China y otro en Canadá. Los autores han logrado realizar una transferencia remota de un lugar a otro de información cuántica codificada en partículas de luz a lo largo de varios kilómetros de redes de fibra óptica en dos ciudades distintas: Hefei, China; y Calgary, Canadá.

Sin embargo, no esperes ver algo parecido a la serie de Star Trek y viajar de un lugar a otro con la simple frase “Teletraspórtame, Scotty”.

Ambos trabajos muestran que el teletransporte cuántico a través de redes metropolitanas es tecnológicamente factible y abren el camino hacia tecnologías y las redes de comunicaciones del futuro, como la internet cuántica. La tecnología tiene el potencial de mejorar en gran medida la seguridad y la velocidad de las conexiones de internet, según los científicos implicados en los proyectos.

Sin embargo, el teletransporte cuántico en largas distancias, utilizando una red de fibra, requiere fuentes de luz independientes, y esto presenta un desafío tecnológico: el haz de luz de una fuente tiene que seguir siendo indistinguible del haz de luz de la otra fuente después de haber viajado a través de varios kilómetros de fibra, que se instala en un entorno sometido a cambios constantes, publica la agencia SINC.

Anuncio

También puedes leer: 5 planetas de Star Trek que la NASA quiere visitar

Para superar este obstáculo, ambos grupos desarrollaron de forma independiente varios mecanismos de retroalimentación y de sincronización.

Longitudes de onda

Los investigadores Qiang Zhang y Jian-Wei Pan, junto con su equipo de la Universdad de Ciencia y Tecnología de China, implementaron su prueba de campo en Hefei y utilizaron luz en la longitud de onda de las telecomunicaciones, tal como se utiliza en las redes actuales, para reducir al mínimo la velocidad en la que la luz de la señal pierde intensidad en la fibra.

Por su parte, Wolfgang Tittel y sus colegas de la Universidad de Calgary llevaron a cabo su prueba en esta ciudad canadiense. Usaron fotones en una longitud de onda de telecomunicaciones y también en una longitud de 795 nanómetros (nm), lo que permitió que el experimento de teletransporte cuántico fuera más rápido que el del equipo chino, pero con una fidelidad reducida.

También lee: Star Trek: la ciencia detrás de la ficción

En un artículo de opinión, el físico cuántico francés Frédéric Grosshans, de la Universidad París-Saclay, en Orsay, indica que “estos dos experimentos muestran claramente que el teletransporte a través de distancias metropolitanas es tecnológicamente posible. Sin duda –añade– muchos experimentos de información cuántica interesantes en el futuro se basarán en estos trabajos”.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!