MIT Day

Por: Luis Estrada

MONTERREY. Los nanosistemas, formados por millonésimas parte del milímetro, están tomando cada vez mayor importancia en la industria de la biotecnología y la farmaceútica. El profesor Marc Madou, pionero en estas áreas de investigación habló del uso de la tecnología micro-fluídica centrifuga (CD-Fluidics), basado en el funcionamiento de un reproductor de discos compactos.

Durante su participación en MIT Day, que se realiza en el Campus Monterrey, el investigador de la Universidad de California Irvine destacó que este tipo de microdispositivos ofrecen grandes ventajas a la medicina; como la rapidez para procesar datos y el reducido consumo de recursos para su operación.

“La microfluídica CD, es un subcampo de la microfluídica basada en el comportamiento, el control y la manipulación de fluidos. Esta tecnología permite que los fluidos, incrustados en un sustrato de plástico similar a los discos compactos, giren mediante un motor”, explicó.

Anuncio

A través de la fuerza centrifuga que ejerce el motor, el líquido puede realizar una serie de funciones como la decantación, calibración, mezcla, medición y separación de la muestras. Estas funciones combinadas, permiten tener mediciones análiticas como la imagen, la espectroscopia y la espectrometría, lo que permite llevar a cabo una serie de diagnósticos médicos y clínicos.

“Estos dispositivos (CD-Fluidics) en el futuro representarán la forma más rápida de hacer un análisis de una muestra sanguínea, lo que actualmente toma horas, dijo ante estudiantes e investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y el Tec de Monterrey.

El científico también ha desarrollado investigaciones en sistemas micro electromecánicos de carbono (MEMS), con los que colabora en proyectos que incluyen el diagnóstico de enfermedades, así como el de lisis celular y la hibridación del ADN.

Ordenar células con acústica

Por su parte, el doctor Joel Voldam, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación del MIT habló de una forma de ordenar las células, en función de sus propiedades acústicas.

“Estas propiedades acústicas se basan en el contenido celular y la estructura, y son independientes del tamaño de las células, por lo que este método se pueden utilizar para separar los tipos de células de tamaño similar”, explicó en MIT Day. Esta técnica podría ser utilizada para desarrollar un dispositivo para hacer más rápida y económica la prueba del conteo sanguíneo, estudio que mide las diferentes moléculas que componen la sangre.

En esta investigación, él y sus colegas encontraron que las fuerzas acústicas permiten dividir diferentes tipos de glóbulos blancos como los monocitos, linfocitos y neutrófilos. Además, esta tecnología también podría utilizarse para aislar las células tumorales de la muestra de sangre de un paciente, tal vez para controlar la progresión del cáncer.

Tras la firma del convenio entre el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y el Tec, el número de actividades y oportunidades para profesores y alumnos se han incrementado. El MIT Day, que se realiza por primer vez, tiene como propósito fomentar la colaboración formal entre los investigadores de ambas universidades. En esta primera ocasión, el tema central gira alrededor de sensores y actuadores.

“Esta es un evento que fortalece la relación del Tecnológico con el MIT y un beneficio derivado del convenio que suscribimos desde el 2014”, dijo el doctor Manuel Zertuche, decano de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!