La pantalla del G6 es sin duda su aspecto más notable.

En el Mobile World Congress de 2016, LG había anunciado que era la primera empresa grande por apostar en la nueva era de los teléfonos inteligentes: la telefonía modular. Con el G5, la firma coreana presumía haber creado un mercado en donde un teléfono podía ser mucho más que eso. Podía ser, por ejemplo, una mejor cámara digital, un mejor sistema de audio o la puerta de entrada a un ecosistema de nuevos dispositivos conectados e inteligentes. Todo a través de módulos intercambiables que daría nuevas capacidades al G5 y las siguientes generaciones de G.

Pero la firma se equivocó. Sus módulos no solo eran caros, sino que además eran complejos de utilizar y rompían por completo la experiencia de uso. El simple hecho de tener que apagar el equipo para reemplazar el módulo era razón suficiente para que el concepto fracasara. El mismo Motorola resolvió el problema modular de mejor manera con el Moto Z y Z Play, y aún así está por verse si los usuarios están dispuestos a cargar, además de sus equipos, una serie de accesorios adicionales por más sencillos que estos sean de utilizar.

Sin embargo, para 2017 LG decidió dejar de fantasear y crear el G6. Un equipo que a simple vista es elegante, tiene buenos acabados, operan con algunas de las especificaciones técnicas más completas del mercado y tiene una pantalla impresionante, bajo la tendencia borderless, en la que los fabricantes han logrado casi desaparecer por completo los bordes y aprovechar todo el frente para crear teléfonos con pantallas más grandes en equipos del mismo o incluso menor tamaño.

 

El diseño

El G6 es el futuro inmediato de los teléfonos inteligentes y es uno de los mejores equipos del mercado. Su mayor problema es que su llegada al mercado está a semanas o meses de la salida de equipos como el Galaxy S8 de Samsung, el Xperia XZ Premium o el mismo iPhone 8, X o como Apple decida llamarlo.

Anuncio

Sin mencionar la competencia que la firma ya tiene contra el Mate 9 y P10 de Huawei o los equipos Pixel de Google.

Screen Shot 2017-04-21 at 3.45.27 PM
Cristal por ambas caras El G6 tiene dos tipos de Gorilla Glass en la parte frontal y trasera del equipo. (Foto: Carlos Fernández de Lara Soria)

Pantalla

La pantalla del G6 es sin duda su aspecto más notable. LG logró colocar un panel de 5.7 pulgadas en donde el 78% de eso es display visual, con una resolución de 1440 x 2880 pixeles con más de 564 puntos por pixel.

El teléfono carece de botones frontales físicos, dado que LG mantiene el lector de huella digital en la parte posterior del equipo, lo cual hace que la pantalla la mayor parte del tiempo luzca limpia, con buen contraste e iluminación en todo tipo de condiciones.

Screen Shot 2017-04-21 at 3.46.46 PM
Pantalla casi completa El equipo despliega más información en menos espacio gracias a su diseño de pantalla sin bordes. (Foto: Carlos Fernández de Lara Soria

Por ahora no todas las aplicaciones aprovechan al máximo la pantalla del teléfono. El usuario tiene la opción de configurar el aspecto a 16.7:9 o en el formato completo de 18:9 en la configuración del equipo, pero la inmersión realmente dependerá de si los desarrolladores comienzan a crear apps para formato de mayor altura.

Sin embargo, para el G6 LG hizo más que poner mucha pantalla en el teléfono. La firma se alió con Dolby para incorporar tecnología Dolby Vision HDR para elevar la experiencia de contenidos multimedia como series o películas o juegos de video.

Screen Shot 2017-04-21 at 3.47.40 PM
Falta desarrollo. Por ahora todas las apps soportan y aprovechan al máximo el formato más alto de 18:9 de la pantalla del G6. (Foto: Carlos Fernández de Lara Soria )

¿El problema? Por ahora esa función fuera del video demo en el equipo no la vas a poder disfrutar pues no existe contenido habilitado bajo ese formato. Netflix ya anunció que trabajó con LG para que varias de sus series originales soporten HDR Dolby Vision. Expansión tuvo oportunidad de ver los contenidos y lucen notablemente mejor. Sin embargo, si esa es la razón para comprar el G6 esta estará limitada a que los creadores de contenido produzcan materiales bajo el estándar de Dolby.

Cámara

El G6 no trae nada nuevo al escenario en cuanto a calidad de imagen. Eso no significa que la cámara del teléfono sea mala. Al contrario, en ocasiones se desempeña mejor a la de equipos como el iPhone 7 Plus o el Pixel XL de Google.

El equipo incorpora dos lentes de 13 megapixeles. Uno de ellos es un angular, que ofrece la posibilidad de capturar imágenes con mayor apertura y campo de visibilidad, ideal para capturar paisajes o tomas abiertos, pero que crea un efecto raro en las tomas más cerradas.

Al igual que otros teléfonos Android del mercado, el G6 padece en la captura de imágenes en ambientes de poca luz, dando como resultado fotos barridas, colores opacos o desenfoques.

A pesar de todo, será una de las mejores cámaras del 2017 y una muestra clara de cómo la fotografía móvil cada vez incorpora más elementos y funciones que alguna vez limitadas a equipos fotográficos robustos. Fiel a su tradición, el G6 es uno de los equipos que mayor configuración manual ofrece a los usuarios más avanzados en fotografía.

En el interior

Similar a otros equipos premium, el G6 tiene uno de los chipsets más avanzados del mercado. Con un procesador Snapdragon 821 de cuatro núcleos a 2.35 Ghz y un GPU Adreno 530, memoria interna de 32 o 64GB y expandible vía tarjetas microSD, certificación IP68 resistente al agua y polvo y la última versión de Android 7.0 Nougat.

Juegos, apps, videos y prácticamente cualquier programa correrán sin problemas en el G6. Lo único malo del ecosistema es que LG decidió colocar su propia versión de Android encima de Nougat, que aunque no está cargada de software basura, tiene una serie de transiciones y efectos francamente feos y de mala calidad.

En batería, el equipo ofrece un rendimiento de un día, máximo día y medio, dependiendo de la intensidad de uso que se le dé.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!