Residuos urbanos para generar energía: una alternativa verde

Los desechos orgánicos que producimos pueden convertirse en energía. Descubre cómo.

iStock

¿Cuántas sobras y desperdicios genera una población? Tan sólo en la Ciudad de México se producen diariamente 12,000 toneladas de desechos. De estos, cerca del 43% corresponden a la categoría orgánica, 18% a la de papel y cartón, 8% a la de vidrio, 9% a plásticos, 7% a sanitarios, 5% a la de aluminio, 2% a telas, 2% a la de fierro, 1% a latas y 5% objetos diversos, de acuerdo con datos del gobierno capitalino.

Estos son conocidos como residuos urbanos, es decir, todos aquellos sobrantes generados en las casas de los mexicanos como resultado de la eliminación de materiales utilizados en las actividades domésticas, así como los que provienen de establecimientos o de lugares públicos, y que tienen características similares.

Como ves, se trata de una cantidad importante, sin embargo apenas un 2.5% de estos desechos son separados y reutilizados o reciclados. ¿Te imaginas que sucedería se el 43% (orgánicos) de esas 12,000 toneladas se aprovechará para generar energía? De eso se trata la codigestión anaerobia.

Se trata de un proceso que ofrece grandes ventajas para la población, como la reducción en el volumen de los desperdicios, la producción de acondicionador de suelos y la más destacada: la recuperación energética.

Así lo dio a conocer Yara Montenegro, una mexicana experta en el tema por la Universidad de Hannover ubicada en Alemania, durante la Semana de la Sustentabilidad Alemania-México que se llevó a cabo del 22 al 24 de junio en la Ciudad de México.

De acuerdo con la especialista, una forma de llevar a cabo este proceso es mezclando los residuos orgánicos urbanos con lodos originados en las plantas de tratamiento de agua (PTARs), lo que también resulta funcional para estas.

“Esta técnica nos permite potencializar la generación de biogás”, afirmó, “y al mismo tiempo abastecer casi por completo los requerimientos eléctricos y térmicos de nuestras PTARs, es decir, reducir costos”.

El resultado de esta mezcla es posteriormente redireccionada a un reactor, en el cual se realiza la digestión anaerobia simultánea de los substratos “al mismo tiempo y en el mismo reactor”.

Esta técnica se hace cada vez más presente en países de todo el mundo, desde Alemania hasta México. Ejemplo de ello es la Planta Tratadora de Aguas Residuales Sur de Ciudad Juárez, Chihuahua, una de las primeras de la república en lograrlo.

Esta planta es operada por la empresa Degrémont, parte la compañía multinacional Suez, cuya directora en América Latina, Lucina Equihua Albarran, destacó que “la recuperación de los residuos evita la contaminación de acuíferos y permite que haya mayor cantidad de fuentes de agua limpia”.

Equihua Albarran explicó que el proceso de codigestión permite a esta PTAR obtener dos tipos de energía.

“Un kilogramo de mezcla produce un metro cúbico de biogás lo que, a su vez, significa aproximadamente 6.3 kilowatts de energía, una parte térmica y una eléctrica. Nosotros recuperamos las dos partes, por eso lo llamamos cogeneración”, detalló.

La producción diaria de la Planta Tratadora de Aguas Residuales Sur, según comentó la ponente en la  Semana de la Sustentabilidad Alemania-México, es de 13,000 metros cúbicos de biogás.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!