Restos de mamut cambian la historia de la humanidad

El hombre habitó el Ártico 10,000 años antes de lo que se pensaba hasta ahora.

iStock

Washington, Estados Unidos (AFP) Un mamut fue asesinado por un cazador hace más de 45,000 años, un evento que parecía irrelevante hasta que un grupo de expertos descubrió en donde ocurrió. Se trata del Polo Norte de la Tierra, una zona en a la que se pensaba que el ser humano no había llegado hasta miles de años después.

Este hallazgo se logró con ayuda de los restos del animal, los cuales fueron recuperados en 2012 por un equipo del Museo de Zoología de la Academia de Ciencias de Rusia en San Petersburgo. La osamenta parcial del mamut se encontraba congelada en un acantilado de la costa este de la bahía de Yenisei, en el centro de la Siberia ártica.

Science
Science

El análisis de este ejemplar reveló marcas de puntas de flecha y otros objetos punzocortantes que evidenciaron la presencia del hombre en el Ártico 10,000 años antes de lo que se creía hasta ahora.

De acuerdo con el trabajo publicado por el arqueólogo Vladimir Pitulko en conjunto con la Academia de Ciencias Rusa en la revista Science, el esqueleto muestra signos de heridas inusuales en las mandíbulas, que están incompletas como resultado de una probable extracción de la lengua; y en un colmillo, el cual cuenta con indicios de trabajo humano para intentar separarlo del resto del cuerpo.

Es probable que los avances en las técnicas de caza de mamuts permitieran que estos grupos se pudieran propagar en la zona más al norte de la Siberia ártica, dicen los autores en el texto.  

Estos movimientos representan un importante punto de inflexión que posiblemente facilitó la llegada de los humanos a las zonas cercanas al estrecho de Bering, que en aquel momento sobresalía de la superficie del agua.

Así, ellos podrían haber entrado en el continente americano antes del último máximo glacial hace 22,000 años, estiman los investigadores.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!