Ricardo Pablo Pedro: Mejor Estados Unidos que México

El investigador sabe que no volverá a México; aún así le preocupa la posibilidad de que Donald Trump sea presidente de Estados Unidos.

Ricardo Pedro investigador MIT
Ilustración: Raúl Urias

Ellos lideran proyectos e impulsan una fuerte dinámica comercial entre México y Estados Unidos (logran un millón de dólares por minuto). Son profesionistas mexicanos que cada vez más ganan terreno en aquel lado del Río Bravo.

Durante esta semana conoce la historia de tres mexicanos en Estados Unidos, que nos cuentan cómo ven su futuro de cara a las próximas elecciones presidenciales. (3/3)

Mexicano en el MIT.

Toma la llamada telefónica en su oficina del MIT. Tiene 26 años. Desde hace casi cuatro hace su investigación doctoral en materiales ahí. Trabaja en silicio y grafeno, la creación de microchips y materiales termoeléctricos. Pudo estudiar, gracias a que sus hermanos lo ayudaron. Su mamá no podía pagarle la escuela; sacó adelante a sus hijos, sola y sin estudios. “Habla mejor zapoteco que español”, confiesa Ricardo.

Sus hermanos viven en Los Ángeles y no tienen papeles. Cruzaron con coyotes. El último emigró hace un año y medio, porque tiene una hermana enferma y tuvo que ir a cuidarla. “La atraparon tres veces. La golpearon. Cuando estaban cruzando el desierto en la noche, a un muchacho de El Salvador le picó una serpiente. Lo dejaron ahí porque todavía tenían que caminar como ocho horas. En el desierto vieron cuerpos, ropa tirada, miles de cosas y gente que jamás va a ser encontrada”.

FRASE RICARDO PEDRO

 

Ricardo Pablo se interesó en la ciencia cuando estudiaba la prepa, en Morelos. Decidió entrar a la UNAM. Empezó a investigar con Fernando Colmenares, ahora jefe del Departamento en Química Teórica. Le llamaba la atención hacer investigación a nivel internacional, conocer y viajar. Fue así que decidió concursar para el MIT.

Cuando llegó, su primer miedo era el idioma. “En las clases era bastante difícil porque no entendía”. En el MIT, lo tratan bien; dice que no hay discriminación y que la ventaja de la ciencia es que sólo haces ecuaciones y matemáticas, entonces no necesitaba hablar en inglés.

Sus hermanos están nerviosos. Cuando el primero cruzó la frontera, Ricardo no había nacido. Hoy tiene 30 años viviendo en EU, como indocumentado. “Temen que Trump cumpla sus amenazas, especialmente en el trabajo. Cada vez hay menos trabajo, cada vez les piden más los documentos”.

 

—¿Tienen pensado regresar?

—No, no. Especialmente por mi hermana, porque a pesar de ser ilegal ha recibido una muy buena atención médica.

Hoy Ricardo Pablo Pedro sabe que no volverá a México y se muestra confiado de su futuro en Estados Unidos. “Las compañías necesitan gente. Yo creo que hay una gran oportunidad en este país. Esperemos”.

 

Lee tambiénCuatro razones por las que México necesita nanotecnología.

 

(Nota del editor: Este texto forma parte del reportaje ‘Mexicanos sin fronteras’ de la revista Tec Review del mes julio-agosto 2016. Escrito por: Paris Martínez, Lorena Villa y Carlos Gutiérrez Bracho).

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!