Semana Mundial de la Lactancia: mitos y verdades
iStock

En 1992, ante la disminución en las tasas de lactancia materna, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF) se unieron para instaurar la Semana Mundial de la Lactancia Materna, siete días de labor de concientización a nivel mundial. Ésta se celebra actualmente en más de 120 países del primero al 7 de agosto.

A pesar de ello, 24 años después, los números siguen descendiendo. De acuerdo con UNICEF México, el promedio de lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida en el país es de apenas un 14.4%, lo que coloca a México en el último lugar de Latinoamérica en ese rubro, junto con República Dominicana.

“Este es un dato muy alarmante”, comentó la doctora Yareni Gutiérrez, profesora de la licenciatura en Nutrición y Bienestar Integral del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México. “Lo más preocupante es que muchos profesionales de la salud, más la falta de información entre la población y los mitos que se tienen al respecto, contribuyen a esta situación. Por ello es tan importante esta iniciativa”.

Por este motivo, en entrevista con Tec Review Web, la especialista aclaró cuáles de los siguientes puntos son reales y cuáles son un mito:

También puede interesarte: Leche materna puede evitar la muerte de 800 mil niños al año 

El calostro debe ser desechado: mito

El calostro, es decir, la leche que la madre produce durante los primeros tres días después del parto, contiene muchos nutrientes y defensas que fortalecen el sistema inmunológico del bebe. Además, contiene proteínas, vitaminas y es altamente nutritivo.  “Es como su primera vacuna”, agregó la doctora Gutiérrez.

La lactancia materna exclusiva debe mantenerse hasta los seis meses: verdad

La lactancia materna exclusiva debe iniciar en la primera hora de vida y, a partir del sexto mes, se puede complementar con otros alimentos. Ésta práctica puede continuar hasta los dos años del infante, aproximadamente y dependiendo de cada caso.

La madre no puede comer ciertos alimentos durante la lactancia: mito

Durante la lactancia, la mujer debe procurar mantener una dieta balanceada. Sin embargo, no existe evidencia de que algún alimento que aumente o disminuya la producción de leche. Ésta sólo depende de la estimulación madre-hijo —a mayor succión corresponde una mayor producción—.

A lo largo de esta etapa, la mujer debe evitar los medicamentos: en ciertos casos

En el tema de los medicamentos, lo mejor es consultar al médico, ya que no todos los fármacos pueden llegar a la leche materna y, los que lo hacen, pueden no provocar efectos adversos.

Si la madre está enojada o asustada no debe dar pecho: mito

El estrés o el miedo pueden alterar el flujo de leche, más no su contenido. Se trata de una respuesta temporal del organismo ante la ansiedad.

Si el bebé está enfermo debe dejar de tomar leche materna: mito

No existe evidencia de que la lactancia materna se deba suspender en casos de cólicos o malestares estomacales, por ejemplo. Guías de la OMS y la UNICEF, por ejemplo, sugieren que se continúe la práctica incluso cuando el infante pasa por una enfermedad. Son situaciones muy específicas en las que se llega a contraindicar la lactancia.

La doctora Yareni Gutiérrez, recordó que la lactancia materna no sólo ofrece beneficios para el recién nacido, sino también para la madre. Entre estos mencionó la pronta recuperación del parto, la reducción del riesgo de padecer algunos tipos de cáncer —principalmente de seno, ovarios o útero—, y su efecto anticonceptivo al retrasar la ovulación.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete!