Por Jansel Jiménez Bulle

La Reforma Energética estableció las bases para una sólida relación de cooperación entre nuestro país y la Universidad de Calgary, Canadá, a través de proyectos de innovación tecnológica y la formación de talento.

Con la participación de institutos de investigación e instituciones de educación mexicanas como el Tecnológico de Monterrey y el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), se crearán las Redes de Conocimiento, grupos de trabajo interdisciplinarios e interinstitucionales que colaborarán en proyectos para la explotación de hidrocarburos.

La Secretaría de Energía estima que ambos países destinen una inversión de 600 millones de pesos para llevar a cabo estos planes de desarrollo académico y tecnológico.

Anuncio

“Estos proyectos forman parte de la transformación del paradigma energético que estamos impulsando”, expresó Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, durante la presentación de los proyectos de cooperación, en las oficinas de la Sener, en la Ciudad de México.

Puedes leer: 7 proyectos de investigación que transforman el futuro de México

La intención del gobierno federal, de acuerdo con Coldwell, es formar “capital humano altamente especializado que sea competitivo a nivel mundial y que aporte todo su potencial para hacer de la energía un auténtico motor del país”.

Mediante estudios de posgrado binacionales, especializados en explotación de hidrocarburos, y programas de formación de técnicos del ramo energético, México y Canadá pretenden unir esfuerzos para sacar el mayor provecho del petróleo nacional.

“Vemos en este proyecto una oportunidad para construir una red global de innovadores que pueda compartir el conocimiento y colaborar para generar soluciones prácticas en el sector de energía”, dijo Elizabeth Cannon, presidenta de la Universidad de Calgary.

Contrario a lo que se pensaba en el siglo XX, el traer inversiones sólo para la manufactura ya no es el diferenciador que va a elevar el bienestar de una manera significativa en México, de acuerdo con Salvador Alva, presidente del Tecnológico de Monterrey.

“La mayor oportunidad de México en el siglo XXI es fomentar la investigación, el impulso al talento. En el Tecnológico de Monterrey estamos convencidos de que debemos mover México hacia una economía del conocimiento”, expresó Alva.

Corea del Sur, de acuerdo con el presidente del Tec, es un buen ejemplo de “economía del conocimiento”, pues ha sabido crecer económicamente gracias al énfasis que ha puesto en la sólida formación universitaria de sus jóvenes.

Hace 30 años el país asiático tenía ingresos per cápita iguales que los de México. Sin embargo, en 2015, aquél reportó 30 mil dólares por habitante, mientras que México apenas llegó a los 9 mil.

“Estamos al final convencidos de que nuestro país necesita más esfuerzos, como este proyecto, para que México dé ese salto cuántico para migrar a la economía del conocimiento, aprovechando la mente y el espíritu de su gente como el recurso más valioso del siglo XXI”, finalizó Alva.

Te interesa: Tec presenta laboratorio para el desarrollo energético de México

Se suma el IMP

El Instituto Mexicano del Petróleo, organismo fundado en tiempos de la presidencia de Gustavo Díaz Ordaz, también se unió a esta red de colaboración binacional.

“Trabajaremos codo a codo con esta prestigiosa institución (Universidad de Calgary) y las demás que conforman parte de la red”, expresó Ernesto Ríos Patrón, director general del IMP.

Generar resultados aplicables para incrementar la producción y la recuperación de hidrocarburos de una manera óptima técnica y ambientalmente, de acuerdo con Ríos, es el cometido del trabajo conjunto en el que participa el Instituto que dirige.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!