iStock

Se trata de tres técnicas analíticas que investigadores de la Universidad de Rovira i Virgili usan para analizar los distintos grupos de Whisky. Te contamos qué es lo que descubrieron.

Espectrometría de masas para los detectar los aromas, espectroscopia ultravioleta-visible para observar el color y espectroscopia infrarroja para el gusto son las técnicas que utilizan con el objetivo de diferenciar los orígenes y las formas de producción de la bebida.

Lee: Esta es la mejor bebida… ¡para despertar!

En análisis realizados, los investigadores encontraron que las diferencias no sólo provienen de su materia prima, sino también de la manera de producción.

Anuncio

La bebida se obtiene principalmente de la cebada, centeno y avena. Lo que cambia y los desiguala es su producción, ya que esta depende del país donde se realiza.

Por si no lo viste: Cerveza espacial: buscan producir esta bebida en la Luna

Si hablamos del whisky irlandés y escocés, ambos hechos a base de cereales similares, se puede destacar que la diferencia, en el caso del primero, es una triple destilación. Por otra parte, el español contiene un destilado de maíz que lo hace más parecido al americano: el bourbon.

Debido a la gran variedad de esta bebida, estos pueden llegar a ser adulterados. Razón por la cual  los científicos también estudian su origen botánico.

Otra aplicación

Los investigadores buscan que este proceso también sirva para imitar el trabajo de los paneles de cata en sus valoraciones, por ello, ya se configura un panel electrónico que proporciona rápidamente información de cada producto.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIA SINC