Shigeru Ban, el arquitecto humanitario, llega a México
Dulce Pontaza

El japonés Shigeru Ban, Premio Pritzker de Arquitectura 2014, arribó este 27 de octubre a la Ciudad de México, la primera parada de una breve gira por el país, durante la cual también visitará los estados de Morelos, Querétaro y Oaxaca.

Reconocido por crear obras arquitectónicas con materiales poco convencionales, como el papel o el plástico, y comprometidas con las personas afectadas por situaciones de emergencia, su llegada a nuestro país –a través de una invitación de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tec de Monterrey–, cobra especial relevancia en este momento ya que, hace apenas unas semanas, un sismo de 7.1 grados dejó un sin número de daños en el centro de México.

El autor de La casa de papel y La iglesia de papel, construidas en 1995 tras el terremoto de Kōbe, Japón, así como de decenas de viviendas de urgencia en países como India, Ruanda o Turquía, dijo durante una charla con arquitectos que su principal inspiración es ayudar a otros.

“Empecé a trabajar en este tipo de proyectos (humanitarios) porque en un punto de mi carrera me sentí un poco desilusionado de mi propia profesión, ya que me di cuenta de que para muchos  solo se trataba de poder y dinero”, comentó. “Yo también necesito generar ganancias, pero no creo que el dinero deba ser la principal motivación de un arquitecto. Poco después encontré mi vocación: ayudar a la gente que está pasando por un momento difícil con lo que sé hacer”.

Shigeru Ban recordó que gran parte de su labor se ha enfocado en apoyar a las víctimas de desastres naturales y explicó que, en esos casos, en los que la mayoría de las personas ponen su atención en reconstruir la zona dañada, lo primero debería ser buscar que los afectados estén bien, que tengan un techo que les brinde bienestar y seguridad. Ésta es una misión que ha quedado plasmada en el trabajo del japonés.

Para lograrlo, afirmó, siempre busca trabajar con arquitectos, estudiantes e incluso voluntarios locales, “para crear comunidad”, así como utilizar materiales amigables con el medio ambiente, de bajo costo y abundantes en el lugar. Por eso, dijo, utiliza elementos como el papel, el cartón, el bambú o el plástico.

De forma paralela, el Premio Pritzker de Arquitectura 2014, se dedica a recaudar fondos para poder seguir apoyando a la gente que lo necesita con su labor. En ese sentido, ha colaborado con firmas internacionales de la talla de Nissan, destacó.

Manos a la obra

Al ser cuestionado sobre cómo puede pasar una población “de la emergencia a la acción”, Shigeru Ban subrayó que es indispensable empezar a actuar lo más pronto posible, sin detenerse a ver lo que otros están haciendo.

“Es lo mismo en todos lados; en Japón, en México, en India. El gobierno sí es importante para reconstruir la ciudad pero, le toma tiempo, y tomar decisiones es complicado”, dijo. Personalmente, agregó, “Siempre trato de empezar a trabajar individualmente, con mis estudiantes y una comunidad pequeña; porque sé que esta actividad puede tener trascendencia”.

A quienes quieren apoyar recomendó: “Simplemente vayan, conozcan a la gente, traten de entender sus necesidades, de identificar sus problemas”.

No se trata de experiencia

“Cuando empecé en esto (arquitectura humanitaria) no tenía mucha experiencia”, reconoció Shigeru Ban. “Mis estudiantes y yo tuvimos que aprender a prueba y error, lo importante fue siempre tratar de hacer lo mejor que pudiéramos y lo que nos pareciera más inteligente. Así que no considero que sea un trabajo único para los expertos o para la gente muy experimentada”.

El crucial papel de las universidades

Respecto al trabajo con universidades y, sobre todo, al involucramiento de alumnos, el japonés consideró que son elementos cruciales y muy interesantes, ya que cuentan con puntos de vista diversos que pueden aportar mucho a las obras.

Además, añadió, esta experiencia sirve a los jóvenes para adquirir y desarrollar ciertas habilidades que les serán de gran ayuda en el futuro. En ese sentido, exhortó a los profesores a organizar visitas y prácticas en zonas afectadas.

“Muchos jóvenes ven eventos como estos en la televisión, en las noticias, pero tienen miedo de ir al lugar dañado. Sin embargo, enfrentarse con la realidad, puede hacerlos reflexionar, cambiar su forma de pensar al respecto y concientizarlos de que siempre pueden hacer algo”, detalló Ban.

Shigeru Ban recibió el Premio Pritzker de Arquitectura en 2014 por la utilización de innovadores materiales en sus creaciones y sus esfuerzos humanitarios alrededor del mundo, según declaró el jurado del certamen. “No solo se trata de un modelo a seguir para la generación más joven, sino también una fuente de inspiración”, destacó.

Shigeru Ban, el ‘arquitecto humanitario’ visita México

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre