“Estamos dentro”. Con estas palabras de Scott Bolton, la NASA celebró un triunfo clave: el ingreso de la sonda Juno en la órbita de Júpiter, en una misión para investigar el origen del Sistema Solar.

Bolton, científico responsable de la misión, dijo que el encuentro de la nave con el coloso de nuestro sistema planetario “es casi como un sueño hecho realidad”.

La sonda no tripulada tuvo que viajar 2,700 kilómetros durante cinco años propulsada por energía solar para su cita del cuatro de julio. Sus nueve instrumentos incluyen una cámara que aún antes de comenzar a orbitarlo, retrató a Júpiter y sus lunas.

“En toda nuestra historia nunca hemos sido realmente capaces de ver el movimiento de un cuerpo celeste contra otro”, dijo Bolton tras exhibir el video durante una conferencia de prensa luego de la entrada en órbita de la sonda.

AFP/ Robyn BECK
AFP/ Robyn BECK
Anuncio

¿Por qué Júpiter?

Uno de los objetivos principales de la misión será comprender mejor de qué se compone el interior, hasta ahora inobservable, del planeta gigante.

Juno, una misión de 1,100 millones de dólares, va a cartografiar los campos gravitacionales y magnéticos de Júpiter para determinar su estructura interna.

El observatorio efectuará una serie de 37 sobrevuelos alrededor de Júpiter, la mayor parte entre 10,000 y 4,667 kilómetros sobre la espesa capa nubosa, durante una misión científica de 18 meses.

Los sobrevuelos de Juno serán mucho más próximos al planeta gigante que los realizados previamente por la sonda Pioneer 11, en 1974.

Después de las dos primeras vueltas de 53,5 días, Juno se colocará a partir de octubre en una órbita de 14 días que le hará pasar sucesivamente cerca de los dos polos.

Durante sus sobrevuelos, los instrumentos de la sonda penetrarán la espesa capa de nubes para estudiar las gigantescas auroras boreales, su atmósfera y su magnetósfera.

Juno no solamente debe ayudar a desentrañar los secretos que encierra Júpiter, sino también suministrar nuevos índices sobre las condiciones imperantes al momento del inicio del sistema solar, cuando el planeta gigante estaba en formación.

Lee también: Este joven ‘Júpiter’ tiene la clave para la formación de los planetas

AFP/ Ringo Chiu
AFP/ Ringo Chiu

¿Qué peligros corre Juno?

Los responsables de la misión advierten sobre los riesgos potenciales para Juno al aproximarse tanto al planeta. Mencionan principalmente la capa de hidrógeno –90% de la atmósfera–, sometida a tal presión que actúa como un poderoso conductor eléctrico.

Según los científicos, este fenómeno combinado con la rápida rotación de Júpiter –un día jupiterino dura solamente 10 horas terrestres– generan un campo magnético muy potente que rodea al planeta y puede amenazar a la sonda.

Para protegerse de las fuertes radiaciones, Juno está provista de una sólida armadura de titanio que cubre sus instrumentos electrónicos, su computador a bordo y sus cables eléctricos. De 172 kilos, esta bóveda reducirá las exposiciones a las radiaciones 800 veces en comparación con la parte no protegida.

Juno lleva a bordo tres estatuillas Lego hechas de aluminio. Representan a Júpiter, el rey de los dioses en la mitología romana; a su esposa y hermana Juno; y a Galileo, el científico italiano que descubrió las cuatro grandes lunas de Júpiter.

Hace más de 20 años, la misión Galileo de la NASA permitió estudiar las lunas de Júpiter, entre ellas Europa, dotada de un océano de agua bajo su espesa capa de hielo, donde podrían existir organismos vivos.

Para conmemorar la llegada de Juno, el buscador Google realizó un doodle especial.

Google
Google

Lee también: Los grandes descubrimientos de la NASA en el 2015

Con información de la agencia AFP.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!