Star Trek: la ciencia detrás de la ficción
Paramount Pictures

La tercera entrega de la saga más reciente de Star Trek, Sin Límites, está a punto de estrenarse en México: el 2 de septiembre en las salas de Cinépolis IMAX y el 9 de septiembre en el resto. En esta ocasión, la U.S.S Enterprise y su tripulación quedarán atrapados en un planeta no explorado en donde se encontrarán con un misterioso enemigo de la Federación de Planetas Unidos.

¿Qué tan reales son estas historias? ¿Se trata simplemente de ciencia-ficción o tienen una base científica?

El creador y productor de Star Trek: la serie original, Gene Roddenberry, así como los escritores de las series y películas posteriores de la franquicia, tomaron el conocimiento científico de sus tiempos y lo estiraron para adaptarlo a un mundo futurístico (del año 2063 en adelante).

Por ejemplo, Roddenberry sabía que las naves espaciales que no pueden viajar más rápido que la luz tardarían décadas en llegar a nuevos mundos, algo que no funcionaría en un programa de una hora por semana. Fue así que incluyó en el show el desplazamiento por curvatura, lo que el capitán James T. Kirk y la tripulación conocen como warp. Este no es un invento del productor, sino que forma parte de la Teoría General de la Relatividad publicada por Albert Einstein en la década de 1910.

Con la velocidad warp, el oficial y piloto Hikaru Sulu puede llevar la Enterprise hasta estrellas lejanas en cuestión de horas o días, lo que encaja con la duración de la misión de esta nave, que es de cinco años.

Tanto Gene Roddenberry como sus predecesores agregaron avances tecnológicos ficticios a la franquicia que nos han sorprendido durante décadas; desde el dispositivo portátil de escaneo, análisis de datos y comunicación, tricorder, hasta los teletransportadores. Pero estos ‘mágicos’ aparatos son presentados como herramientas desarrolladas por ingenieros —humanos— en un futuro de progreso para nuestra especie.

Con ello, ampliaron nuestra concepción de lo que puede ser posible, probable ‘secreto’ del éxito de la franquicia

Ninguno de los escritores de las series ni de las películas de Star Trek son —o fueron— científicos, por lo que pudieron equivocarse en algunas cosas. Tal es el caso de un episodio de Star Trek: La nueva generación en el que la doctora Beverly Crusher y el piloto y oficial Geordi La Forge se vieron obligados a dejar escapar todo el aire de la parte de la nave en la que estaban para extinguir un incendio.

Crusher recomendó a La Forge contener la respiración para mantener la conciencia durante el mayor tiempo posible en el vacío, hasta que se restauraran las condiciones del lugar. Sin embargo, como los buzos saben, los pulmones no pueden soportar tanta presión. Estos se romperían y matarían a cualquiera que aguante sin respirar una descompresión de esa magnitud.

A pesar de errores como estos o de las criaturas, planetas y tecnología que aparecen en Star Trek y que son producto de la imaginación de sus creadores, tanto las series como las películas tienen una gran cantidad de referencias a teorías científicas reales. Además, muestran dispositivos que incluso han sido fuente de inspiración para los desarrolladores de los gadgets que hoy son comunes. Aquí te presentamos algunos ejemplos.

Comunicadores

Star Trek: la ciencia detrás de la ficción
NBC

Estos aparatos, que debutaron en Star Trek: la serie original en los 60’s, son un claro antecesor de los celulares que empezaron a cobrar popularidad entre la década de 1980 y la de 1990. Estos se transformaron durante años hasta convertirse en los smartphones actuales.

Computadoras

Star Trek: la ciencia detrás de la ficción
NBC

El caso de las computadoras es similar al anterior. En la serie original podemos ver estas máquinas dentro de la U.S.S Enterprise, con algunas diferencias en comparación con los ordenadores actuales. Entre estas se encuentran la no portabilidad de estos dispositivos, así como su capacidad de interactuar con la tripulación gracias a una suerte de Inteligencia Artificial. Es como Siri o Cortana pero mucho más avanzada.

Generación de materia-antimateria

Star Trek: la ciencia detrás de la ficción

El proceso de mezcla de la materia y la antimateria con el objetivo de generar energía para impulsar la Enterprise es descrita de una forma razonablemente correcta en Star Trek. La antimateria se maneja a través de campos magnéticos y nunca se permite que tenga contacto con la materia o KA-BOOM! Esto es física pura. 

Motores de impulso

Star Trek: la ciencia detrás de la ficción

Los motores de las naves de la Federación de Planetas Unidos funcionan con base en la reacción de fusión. Nosotros aún no tenemos la tecnología para lograr lo mismo, sin embargo,  estos impulsores se encuentra dentro de los límites de lo posible en el futuro de la ingeniería.

Phasers

arsenal_hd

De acuerdo con el manual técnico de Star Trek: La nueva generación, los phasers son llamados así por su sistema de Rectificación de Energía en Fases (PHASed Energy Rectification). La idea es que estas armas son una mejora de la tecnología con base en láseres.

Aunque es claro que los phasers son descendientes de las pistolas de la ciencia-ficción que se vieron en décadas pasadas a su introducción en los 60’s, hoy en día el ejército estadounidense cuenta con armas paralizantes similares que utilizan microondas para causar incomodidad extrema a la piel.

Con información de NASA

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre