Stentrode, la primera médula espinal biónica

Este dispositivo promete devolver el movimiento a las personas con parálisis.

Stentrode

Un nuevo procedimiento promete devolver la movilidad a las personas que presentan algún tipo de parálisis, sin necesidad de una cirugía compleja.

Se trata de la inserción de un pequeño dispositivo, llamado Stentrode, en un vaso sanguíneo próximo a la corteza motor, es decir, al centro de control que tenemos en el cerebro.

Stentrode
Stentrode

Para desarrollar este sistema, un equipo de más de 35 expertos en neurociencia, salud mental y biotecnología de la Universidad de Melbourne y del Hospital Real de Melbourne, ambos en Australia, trabajó durante cerca de cinco años en la creación del aparato que permite al usuario mover sus extremidades con sólo pensarlo.

También encontraron la manera de vincular este objeto a un exoesqueleto, el cual recibe y ejecuta las órdenes que la mente del paciente emite.

Stentrode
Stentrode

“En esencia, esto es una médula espinal biónica”, explicó Thomas Oxley, líder del estudio.

“Además, Stentrode es seguro y eficaz de implantar a través de la angiografía, que es mínimamente invasiva en comparación con los altos riesgos asociados con la cirugía cerebral abierta”, dijo Nicholas Opie, coautor del trabajo publicado en la revista Nature Biotechnology.

De acuerdo con el grupo de científicos australianos, este dispositivo también podría ser utilizado por personas con otros trastornos neurológicos como la epilepsia y el párkinson.

Las primeras pruebas de este prototipo arrancarán en 2017, con el objetivo de empezar a comercializar el sistema dentro de seis años o menos.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!