Stranger Things: ¿Qué tan reales son los mundos paralelos?
Netflix

Si la primera temporada de la serie Stranger Things te atrapó, te tenemos una buena noticia: Netflix acaba de confirmar que su segunda entrega llegará en 2017 con más episodios y cuatro nuevos personajes. Seguramente tú tampoco puedes esperar a saber si Once y sus amigos volverán a trasladarse entre su mundo y el mundo ‘al revés’, algo que en nuestra realidad no podría suceder, ¿o sí?

La idea de la existencia de universos paralelos ligeramente diferentes que, incluso, pueden interactuar entre sí, ha fascinado a los físicos desde hace décadas. Algunos han planteado que el mundo ‘al revés’ podría tener que ver con la mecánica cuántica, la gravedad y otros aspectos inexplicables de la naturaleza.

Esto no quiere decir que el universo paralelo repleto de monstruos ‘sin cara’ es real pero, la premisa básica, “no está necesariamente en conflicto con las leyes de la física”. Así lo considera Brian Greene, físico teórico de la Universidad de Columbia en Nueva York. “A pesar de esto, la mayoría de las personas son escépticas a las teorías de los multiuniversos, porque no hay evidencia que las apoye”, agregó.

Lee también: Mueve cosas con la mente como la protagonista de Stranger Things

Anuncio

Más extraño que la ficción

En Stranger Things, los habitantes de Hawkins, Indiana, viven entre portales al mundo ‘al revés’. A través ellos un monstruo entra al mundo real y Joyce Byers, junto con Jim Hooper, así como Nancy Wheeler, llegan al universo paralelo. Incluso Will Byers logra comunicarse con su madre desde el ‘upside down’ por medio de la electricidad.

Aunque el espectáculo es puro, la concepción de mundos paralelos que vemos en la serie parece haber tomado, al menos, una página de una teoría física legítima: la de los ‘muchos universos’ en la física cuántica del estadounidense Hugh Everett. De hecho, en uno de los episodios de la primera temporada, el maestro Clarke menciona al físico.

En la década de los 60’s, Everett propuso que el universo se ramifica en diferentes realidades o copias de sí mismo constantemente. Sin embargo, contrario a lo que sucede en Stranger Things, no hay forma de que estas interactúen.

En 2014, el físico y químico cuántico de la Universidad Tecnológica de Texas en Lubbock, Bill Poirier, propuso una variante de esta teoría, la cual fue publicada en la revista especializada Physical Review X bajo el título The Many Interacting Worlds. La gran diferencia entre su hipótesis y la de Everett es que Poirier considera que estos mundos pueden interactuar. Sus principales propuestas son:

  • El universo que experimentamos es sólo uno entre un gigantesco número de mundos. Algunos son casi idénticos al nuestro, mientras que la mayoría son muy diferentes.
  • Todos estos universos son igualmente reales, existen de forma continua a través del tiempo y poseen propiedades definidas.
  • Los fenómenos cuánticos surgen de una fuerza universal de repulsión entre los mundos cercanos o similares que tiende a hacerlos más disímiles.

“La belleza de nuestro enfoque es que, si hay un solo mundo, nuestra teoría se reduce a la mecánica de Newton, mientras que, si hay un número gigantesco de mundos, se reproduce la mecánica cuántica“, dijo Bill Poirier al sitio phys.org.

Por supuesto, estas no son las únicas teorías al respecto pero, en cualquier caso, si realmente vivimos en uno de estos innumerables universos paralelos, los rastros de estos podrían aparecer en el Gran Colisionador de Hadrones ubicado en Ginebra, Suiza. En esta instalación subterránea, las colisiones de protones podrían producir desechos de otro mundo, del mundo ‘al revés’.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!