Foto: Tec de Monterrey

Durante cinco días, alumnos de Ingeniería Biomédica (IMD) del Tec de Monterrey en Guadalajara  participaron en un taller para desarrollar sistemas que permitan identificar movimientos voluntarios en personas con sensibilidad o movilidad limitada.

Los estudiantes utilizaron una técnica médica denominada electromiografía, que registra la actividad eléctrica de un músculo,  para diseñar un dispositivo que mida la efectividad de las terapias que se aplican a pacientes con daños cervicales.

La finalidad del prototipo es servir tanto de guía a rehabilitadores, como de aliciente a quienes están bajo terapia a seguir con la ejecución de determinados ejercicios, pues en ocasiones es difícil comprobar la mejoría de los pacientes e incluso determinar si en realidad hacen un movimiento, dijo el director de IMD en Campus Guadalajara, Juan Pablo Aguilar.

Los alumnos realizaron toda la parte de la instrumentación electrónica y después hicieron una carcasa que pudieran colocar en el paciente para lo cual utilizaron una impresora 3D.

El taller contó con la asesoría de la empresa Sigue, que se especializa en el tratamiento de pacientes neurológicos. Dos equipos fueron seleccionados al final de las cinco jornadas, los cuales podrán desarrollar la parte clínica de su proyecto con Sigue.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre