iStock

Por Luis Estrada

En México, las estadísticas muestran que la población está envejeciendo, de los 122 millones de habitantes del país, 15 millones son mayores de 60 años, adultos que en su mayoría están desempleados y que por condiciones de salud ya no son autosuficientes.

Para atender esta problemática, el Tec de Monterrey organizó el Bootcamp y Hackaton SANA-ITESM donde alumnos de prepa y de diferentes carreras desarrollaron aplicaciones tecnológicas para entender el proceso de envejecimiento, que va desde la identificación de adultos frágiles y prefrágiles, así como procesos de rehabilitación para rescatar y transformar los hábitos alimenticios y de ejercicio, explicó la doctora Julieta Noguez Monrroy, organizadora del evento.

“En 2025 la población de ancianos aumentará 25% y desafortunadamente no tenemos programas de salud, ni aplicaciones ni geriatras necesarios para atenderlos”, asegura Noguez Monroy, quien en colaboración de la profesora investigadora del campus Cuernavaca, María de la Luz Casas crearon una campaña de concientización y sensibilización en agosto de 2015 entre los estudiantes para entender y estar preparados para atender a esta población.

Anuncio

Los once equipos participantes tuvieron como requisito presentar una solución a problemas presentados por geriatras del Hospital General de México, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y de investigadores del Instituto Nacional de Geriatría, con la intención de crear desarrollos y aplicaciones útiles para los ancianos de México.

Durante tres días los estudiantes trabajaron en diferentes proyectos asesorados por investigadores del MIT, entre ellos Leo Celi fundador y director de SANA-MIT. Entre las desarrollos hay un cuestionario para identificar el estado de salud de adultos mayores que asisten por primera vez a una consulta médica, así como aplicaciones para emergencias, que permite al médico en urgencias conocer el historial clínico del paciente y la lista de medicamentos suministrados antes de aplicar un fármaco que se puede contraponer y empeorar la salud, comentó la doctora Noguez.

Entre las soluciones también hay wearables como una calceta inteligente que identifica la pérdida de masa corporal según el tamaño de la pantorilla, “este dispositivo permite evaluar desde el celular que tan frágil es un adulto mayor, antes de que su estado físico se deteriore más”. El equipo ganador tendrá la posibilidad de asistir a un Hackaton organizado en el MIT el próximo verano.

El Massachussets Institute Techenology (MIT) ha colaborado de cerca con los estudiantes aportando su conocimiento y experiencia en la organización de hackatones como el realizado en el Tec de Monterrey.

“El MIT se vio interesado en colaborar en el Hackaton ya que en la plataforma SANA-MIT no se tiene datos ni historial médico de adultos mayores. Con el desarrollo de estas aplicaciones se puede tener esta información que es valiosa para la prevención”, dijo la Noguez Monrroy.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!