Shutterstock

(Notimex) – En los próximos ocho años, el 70% de los jóvenes tenga miopía, entre las causas se encuentra el incremento en el uso de aparatos electrónicos y dispositivos móviles, aseguró el especialista Óscar Antonio Ramos Montes.

El jefe de la carrera de Optometría de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala dijo que antes se creía que este padecimiento se desarrollaba al entrar a la escuela, cuando se empezaba a leer y escribir. “Hoy podemos encontrar a pequeños de tres o cuatro años con grados significativos de esa anomalía”.

Lee: Conoce la enfermedad de los adictos a la tecnología

Indicó que en el mundo, casi el 80% de los niños sufre algún tipo de error refractivo, como miopía (visión corta), hiperopía (hipermetropía), astigmatismo o presbicia.

Además, se estima que para el año 2025 prácticamente el 90% de la población joven que tiene actividades de visión cercana, así como los niños, tendrán una de esas condiciones.

El especialista destacó que en términos generales, son condiciones genéticas, es decir, se nace con ellas; sin embargo, aunque estas afecciones tienen ese componente, su desarrollo es multifactorial por lo que es importante atenderlas a tiempo.

Por si no lo viste: Cuello de texto: la enfermedad de los ‘tecnoadictos’

El experto sostuvo que en la carrera de Optometría han trabajado con población del Sur y Sureste del país, donde han encontrado a niños con miopía desarrollada, de cinco a 10 dioptrías, cuyas edades no rebasan los cinco años.

Ramos Montes mencionó que un padre puede identificar si su hijo tiene un error refractivo cuando constantemente tiene los ojos rojos, cansancio y dolor de cabeza por el esfuerzo de ver un objeto de lejos o de cerca.

También, abundó, si frente al televisor o al usar algún dispositivo electrónico el pequeño inclina la cabeza, es probable que lo haga porque le es incómodo tenerlos de frente para mirar bien y, por lo tanto, adopta una posición compensadora.

Por si no lo viste: Estos lentes ayudan recuperar ‘la vista’ a ciegos

Otras señales de alarma son: entrecerrar los ojos para enfocar un objeto, acercar demasiado los cuadernos y libros para leer y escribir, y el lagrimeo, que se produce por el esfuerzo.

Cuando se sospecha de un problema visual, se debe acudir con un especialista en optometría, quien determinará un tratamiento con lentes correctores o la remisión con el oftalmólogo, resaltó.

Además, recomendó disminuir al máximo el uso de aditamentos electrónicos o dispositivos móviles para evitar profundizar el problema.