iStock

El cuerpo humano muestra una simetría bilateral externa, pero internamente posee muchas asimetrías en la posición de los distintos órganos. El hígado está a la derecha mientras que el corazón se sitúan la izquierda, por ejemplo.

Sin embargo, todos los órganos aparecen en la línea media del cuerpo al principio del desarrollo embrionario y, a medida que este avanza, cada uno se coloca en la posición concreta que le corresponde.

Puedes leer: Chocolate negro y aceite de oliva, los aliados para tu corazón

Este proceso es fundamental para el empaquetamiento correcto de todos los órganos y para su óptimo funcionamiento. En el caso concreto del corazón, su posición con el polo inferior apuntando a la izquierda es fundamental para que haya una concordancia adecuada con las venas y arterias.

Anuncio

El 50% de las alteraciones detectadas al nacer son malformaciones cardiacas y muchas de ellas tienen que ver con defectos en el posicionamiento del corazón.

Hasta ahora se desconocía el proceso que coloca a los órganos en la posición adecuada durante el desarrollo embrionario, y en concreto al corazón. Ahora un trabajo publicado en la revista Nature despeja este último interrogante.

La investigación está liderada por Ángela Nieto, de la Unidad de Neurobiología del Desarrollo del Instituto de Neurociencias en Alicante, un centro mixto del CSIC y la Universidad Miguel Hernández.

Lee: #Reportaje Misión: reparar la insuficiencia cardiaca de corazones rotos

“El corazón aparece inicialmente en la línea media y sabemos que se desplaza a la izquierda. Hay unas células que, una vez formado el primordio cardiaco, llegan desde los dos lados del embrión hacia el centro. Pero llegan muchas más desde el lado derecho que del izquierdo, desplazando el corazón hacia la izquierda”, explica Nieto.

Hasta ahora, se pensaba que había una serie de señales en el lado izquierdo del embrión que se reprimían en el lado derecho para que se produjera la asimetría. Sin embargo, el equipo de Nieto encontró algo que parecía apuntar a la existencia de otro mecanismo adicional, preponderante en el lado derecho.

“Nos encontramos genes que se expresaban más en el lado derecho. Sabíamos que estos genes eran inductores de movimientos celulares, por lo que pensamos que podrían existir movimientos predominantes desde la parte derecha”, añade.

CON INFORMACIÓN DE LA AGENCIA SINC

También te puede interesar:

El mexicano que ‘repara corazones’ con tecnología