Cortesía Tenoli

Las tiendas de abarrotes son una parte importante de la economía al interior de las comunidades mexicanas. Sin embargo, actualmente, enfrentan una fuerte competencia para la que no están preparadas: la llegada de los mini súper.

Se estima que cada vez que abre una de estas tiendas de conveniencia, alrededor de 5 microempresas de la zona cierran sus puertas. Es ante este panorama que tres emprendedores crearon Tenoli.

Se trata de un emprendimiento social que se dedica a apoyar a las ‘tienditas’ mexicanas “para que puedan competir con empresas más grandes, crecer y mejorar su productividad”, según dijo Thomas Ricolfi en entrevista con Tec Review Web.

Fue en 2015 que Ricolfi, junto con Rodrigo Sánchez y Nicolás Carayon, fundó esta startup, la cual arrancó en febrero con un programa piloto en la delegación Iztapalapa de la Ciudad de México. Te invitamos a conocer de cerca a este emprendimiento social.

Construyendo un ‘puente’

Cortesía Tenoli
Cortesía Tenoli

La palabra Tenoli significa puente en náhuatl, de acuerdo con Thomas Ricolfi. “Esa es nuestra idea, fungir como un vínculo entre los microempresarios mexicanos y el resto de los actores: el gobierno, las organizaciones no gubernamentales y las empresas privadas”, explicó.

La idea surgió hace poco más de dos años, mientras Ricolfi y Sánchez estudiaban la maestría en Administración Pública y Desarrollo Internacionales la Universidad de Harvard, ubicada en Massachusetts, Estados Unidos.

“Empezamos a platicar, los dos estábamos muy interesados en el tema de las microempresas, en la productividad, la formalidad y la inclusión”, recordó el cofundador de Tenoli, “entonces inició el proceso de diseño del concepto”.

Fue en esta etapa que Thomas Ricolfi y Rodrigo Sánchez identificaron dos principales problemas. El primero tiene que ver con una “triple exclusión”, por parte “del mercado, del gobierno y de los proveedores”.

“El 90% de los productos de estas tienditas viene de sólo 8 marcas, no tienen acceso a otras oportunidades de mercado y los márgenes en sus ventas son muy bajos”, comentó al respecto Ricolfi, “además, la mayoría están en el sector informal, por lo que el gobierno no las reconoce. El problema es que es muy difícil y tardado registrarse”.

“Muchas veces se nos olvida que las tienditas son microempresas y, como cualquier otra de estas, necesitan talleres, capacitaciones, cursos”, agregó, “fue así que decidimos emprender un nuevo concepto que ofreciera estos servicios a los tenderos de una sola vez, en un mismo lugar y todo gratis”.  

El modelo de negocio

Tenoli es una startup social, esto quiere decir que su principal objetivo es satisfacer necesidades de la sociedad en la que se desenvuelve. Pero, ¿cómo genera ganancias?

“Al ser un puente con otros actores, Tenoli trabaja con empresas privadas. Es a través de esa relación que financiamos todo”, dijo Thomas Ricolfi, “acercamos a los tenderos a empresas, cosa que costaría mucho más trabajo sin van solas. Les ayudamos a elegir productos con buenos márgenes de venta mientras que, a los corporativos, les ayuda a alcanzar nuevos mercados”.

“Es una relación ganar-ganar”, agregó.

Tenoli para todos

Según el cofundador de este emprendimiento, para que las tiendas se unan a su programa no necesitan cubrir ningún requisito, “es muy fácil, todas las tiendas son bienvenidas. Lo único que tienen que hacer es acercarse a nosotros”.

Una vez dentro, estas microempresas pueden acceder a clases, talleres, cursos de capacitación y eventos de acuerdo a su perfil.

Hasta ahora, Tenoli cuenta con 350 tiendas en su red, así como un centro físico en Iztapalapa y otro en Iztacalco, aunque esperan crecer en tres años o menos a otras ciudades de la República como León, Guadalajara y Monterrey.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre