En 2023 podría ocurrir una gran tormenta solar
iStock

(NOTIMEX) – Una tormenta solar de gran magnitud podría ocurrir entre 2023 y 2024, esto debido a los ciclos del Sol, la cual se presenta cuando en la superficie del astro suceden explosiones que liberan grandes cantidades de masa y energía, explicó el investigador Luis Xavier González Méndez.

Lee: Qué es una tormenta solar y por qué preocupa a Obama

El académico del Servicio de Clima Espacial México, del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reveló que “como ocurre con los sismos, se desconoce la fecha exacta del fenómeno”.

¿En qué consiste una tormenta solar?

Las tormentas solares siguen ciclos de unos 11 años, y durante el máximo de actividad es posible que se presenten tres o cuatro en un día, mientras que durante el mínimo, una cada cuatro días, en promedio, dijo González Méndez.

El catedrático detalló que éstas expulsan gas incandescente con velocidades que llegan a más de dos 1000 kilómetros por segundo y cuando el material impacta al planeta se producen fenómenos naturales como las auroras boreales y las australes.

Te recomendamos: Cambio climático traerá más sequías y olas de calor extremas

En la Tierra, altamente tecnificada e interconectada, los daños por una tormenta solar resultan más preocupantes que en siglos pasados, reconoció el investigador.

Al reiterar que éstas no se pueden predecir, puntualizó que sí existe una ventana de ocho minutos para que las emisiones de Rayos X lleguen a la Tierra y se conozca la intensidad de la explosión.

Las consecuencias

González Méndez manifestó que entre las principales afectaciones se encuentran las que ocurren en las telecomunicaciones, en todas las frecuencias, y en los satélites, esto debido a que no tienen el campo magnético y la atmósfera que los cubra.

De igual manera, se ven impactados sistemas como los GPS, cada vez más utilizados en todo el mundo y con los que se orientan, por ejemplo, los aviones.

Te puede interesar: Galileo, el sistema de navegación que va contra el GPS

Además, las corrientes que se forman en la ionosfera pueden evitar la transmisión correcta de las señales, lo que implica que éstas ya no salgan porque rebotan; con ello se impide la llegada de información, como mensajes, explicó.

Debido a esto, el estudio de las perturbaciones solares que viajan hacia al mundo ha adquirido importancia y se ha acuñado el término ‘clima espacial’ para designar a las condiciones físicas del Sol, el medio interplanetario, el campo geomagnético, la atmósfera y la superficie terrestre, que están influidos por la interacción Sol-Tierra.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!