Tu brazo como pantalla: SkinTrack al rescate de los wearables

El joven equipo que inspiró los tatuajes inteligentes platicó con Tec Review acerca de su visión de la tecnología en la piel

Para Gierad Laput el principio de su invención es sencillo: hacer de los wearables algo que las personas quieran ponerse y que su uso sea tan sencillo e instintivo, que parezca orgánico. Y nada más orgánico que la piel.

“Nuestra visión de la tecnología es que en el futuro de los smartwatches se integren como apoyo, las interacciones con la piel, más allá de una pequeña pantalla táctil”, dijo Gierad Laput, uno de los miembros de Future Interfaces Group de la Universidad Carnegie Mellon.

En entrevista con Tec Review, Laput explicó que SkinTrack tiene la posibilidad de convertir la piel en un sensor de contacto, desde el que puedes manipular tu smartwatch, gracias al desarrollo de una interfaz que conecta a un anillo emisor y a una pulsera receptora en tu cuerpo.

Future Interfaces Group es parte de Human Computer Interaction Institute, en donde prueban nuevas interfaces, con el fin de expandir la manera en la que los usuarios interactúan con la tecnología, sobre todo con wearables: “Estamos enfocados en la experiencia humana con los móviles y con otras plataformas y dispositivos como las pantallas y la piel”.

“Los relojes inteligentes y la joyería digital son populares, sin embargo, la gente no encuentra utilidad en ellos o son complicados de manipular, debido a su tamaño pequeño o a otros elementos que limitan la experiencia del usuario”, detalló Laput.

SkinTrack es un dispositivo  que tiene dos componentes: un anillo que emite señales eléctricas y una pulsera que recibe estas señales a través de electrodos. Esto sirve para detectar y seguir los movimientos del dedo que tiene colocado el anillo.

Cuando el dedo toca la piel, se envía una señal eléctrica de alta frecuencia que viaja por el brazo del usuario, de esta forma, tu cuerpo se convierte en un vehículo para energía eléctrica.

Future Interfaces Group
Future Interfaces Group. Cortesía.

“SkinTrack detecta y reconoce la posición y los movimientos del dedo a través de la piel, lo que permite emitir códigos que van directamente al wearable, lo que permite, una vez que el usuario entendió el producto,  tener una alta precisión”, detalló Laput.

Esta es la tecnología que inspiró a los tatuajes inteligentes.

El prototipo de SkinTrack funciona actualmente en los smartwatch de LG y próximamente lo podremos ver acción en los que usan el sistema operativo iOS.