Istock

El perro es el mejor amigo del hombre… Sí, pero sin abrazos.

Si nuestras mascotas pudieran hablar, esto es lo que nos dirían a la hora de estrujarlos con nuestros brazos. Para muchos dueños de mascotas, abrazar a sus perros en el sofá puede ser una manera de aliviar el estrés al final de un largo día. Pero por desgracia, esas caricias no tienen el mismo impacto positivo en los canes.

Un estudio publicado en la revista Psychology Today encontró que en la mayoría de los casos, los abrazos hacen que los perros se sientan estresados y ansiosos. Incluso, sienten la necesidad de salir huyendo.

Stanley Coren, experto en perros y profesor de psicología en la Universidad de Columbia Británica, en Canadá, analizó las fotografías de 250 perros en el momento en que son abrazados y concluyó que ocho de cada diez se sienten incómodos.

Anuncio

En las imágenes estudiadas, las mascotas mostraban signos de estrés como el cerrar los ojos, echar las orejas hacia atrás, bostezar, mover de un lado a otro la cabeza o levantar una de sus patas como signo de advertencia. El investigador asegura que cuando cierran los ojos por completo o se lamen los labios, significa que están sumamente agobiados y ansiosos.

Otros investigadores consultados en la investigación que los perros son animales cursoriales, esto significa que su organismo está adaptado para correr. Esto implica que en momentos de mucho estrés o amenaza, como el que sus patas estén inmovilizadas, puede desencadenar reacciones tan violentas como la de morder.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!