siesta vinculada a diabetes
iStock

(AFP) Como dicen las abuelas mexicanas: ni tanto que queme al santo, ni tanto que no le alumbre. Un reciente estudio japonés dice que la siesta es buena para salud, siempre que no dure más de una hora.

Cuatro científicos de la Universidad de Tokio asegura que las personas que hacen siestas diarias superiores a 60 minutos presentan ‘ un riesgo significativamente más alto de diabetes tipo 2.

El estudio fue recibido con escepticismo durante su presentación en el Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), que se realiza en Alemania. Investigadores opinan que no se demuestra la relación de causa a efecto. Además, el documento no ha sido sometido a la revisión de ningún comité para su publicación en un medio de divulgación científica.

La diabetes de tipo 2, que representa el 90 por ciento de los casos de la enfermedad, corresponde a la incapacidad del organismo para regular el nivel de azúcar en la sangre. Esta hiperglucemia puede causar graves problemas de salud como ceguera, pérdida de sensibilidad  de los nervios y afecciones cardiovasculares.

El reporte, que recopila 21 estudios en los que participaron unas 300,000 pacientes, indica que las personas que duermen siestas inferiores a 40 minutos no se ven más afectadas por la diabetes, después la frecuencia aumenta progresivamente hasta mostrar una diferencia significativa más allá de los 60 minutos.

En un comunicado la EASD subraya: “Este estudio no demuestra con certeza que la siesta diurna provoque diabetes sino solamente que existe una asociación entre ambas que debe ser estudiada”.

Expertos ajenos al estudio advirtieron que los resultados deben tomarse con precaución porque no puede descartarse que la diabetes está ligada a otras causas.

En este sentido el profesor de epidemiología del cáncer de la Universidad de Cambridge, Paul Pharoah, asegura que una posibilidad es que la gente poco activa y con sobrepeso u obesa es más propensa a dormir siestas durante el día y estas personas también tienen mayor probabilidad de desarrollar diabetes.

También podría darse “una relación de causalidad invertida: una práctica de la siesta durante el día causada por una diabetes no diagnosticada”, añadió.

Lee también: Tecnología: clave para reducir casos de diabetes en México.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre