iStock

Se trata de dos investigaciones sobre un par de vacunas que benefician clínicamente a los pacientes con melanoma de alto riesgo, una opción viable y segura, aseguran expertos. 

Uno de estos estudios fue realizado por el Instituto del Cáncer Dana-Farber y el Instituto Broad, de Estados Unidos, en el cual se hizo un ensayo clínico en seis pacientes con cáncer considerado como de alto riesgo de recurrencia, a quienes se les había extirpado por cirugía.

Lee: Usan nanotecnología para acabar con el cáncer

NeoVax es el nombre con el que se le conoce a esta vacuna que ocasionó cierta actividad en los sistemas inmunitarios de los seis pacientes en la que se probó. Las inmunizaciones se hicieron presentes después de 18 semanas de las cirugías. Cuatro de los seis no mostraron recurrencia pasados los 25 meses.

Anuncio

¿Qué ocurrió en los organismos de los otros dos pacientes? La enfermedad apareció nuevamente después del proceso de vacunación. Fue ahí cuando se inició otro tipo de tratamiento con el fármaco pembrolizumab, es decir, una terapia de control, anti-PD-1. Los pacientes tuvieron cierta regresión del tumor y son libres de la enfermedad.

La vacuna contenía 20 neoantígenos personalizados del tumor. Los antígenos son moléculas que estimulan el sistema inmunitario, los neoantígenos son el objetivo para una respuesta inmune antitumoral.

Te puede interesar: Ahora el cáncer de mama se puede detectar a través de las lágrimas

“Los neoantígenos son moléculas producidas por mutaciones del ADN que están presentes en las células cancerosas, pero no en las células normales. Por ello,  son los objetivos ideales para la terapia inmune”, explicó Catherine Wu, investigadora del Instituto del Cáncer Dana-Farbe y autora principal del primer trabajo, a la gencia Sinc.

El segundo trabajo de investigación fue realizado por expertos de distintas instituciones alemanas, el cual consistió en un ensayo en Fase 1 de la primera aplicación humana de la vacuna basada en ARN personalizado.

El proceso de vacunación se hizo en 13 pacientes con melanoma dirigida en a los antígenos del cáncer llamados neoepítopos, estos son fragmentos proteínicos que pueden ser reconocidos por el sistema inmunitario y que sirven como marcadores para identificar y luchar contra el cáncer.

Por si no lo viste: Desarrollan aerosol para el tratamiento de cáncer de pulmón

La inmunidad contra algunos de los antígenos tumorales específicos de cada paciente aumentó así lo señaló   Ugur Sahin, el primer autor del estudio.

Los resultados arrojaron que ocho de los 13 participantes permanecieron libres de tumores a los 23 meses de la inyección. Los cinco restantes presentaron recaídas antes de iniciar la vacunación con neoepítopos. Dos de estos pacientes experimentaron respuestas objetivas después y uno de ellos tuvo una respuesta de regresión tumoral completa, después de la administración de la vacuna y de la terapia anti-PD-1.

“Estos primeros resultados son muy alentadores. Ahora es necesario iniciar estudios adicionales antes de que esta terapia pueda ser validada completamente como una opción de tratamiento potencial”, dijo Sahin.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIA SINC