Vegetarianos VS consumidores de carne: ¿quién vive más?
iStock

El número de años que podemos vivir es determinado tanto por nuestra genética como por el medio ambiente en el que habitamos y el estilo de vida que llevamos.

De acuerdo con un estudio realizado en conjunto por especialistas de distintas universidades estadounidenses —y que involucró investigaciones con gemelos idénticos—, los genes influyen en no más del 30% en este resultado, lo que significa que el segundo grupo de factores controla en mayor medida la longevidad.

La restricción calórica, por ejemplo, parece ser un hábito que alarga la vida útil de pequeñas especies pero, lo que funciona para los ratones no necesariamente lo hace para nosotros, los seres humanos.

¿Qué sucede con el consumo de animales? ¿Deberíamos todos volvernos vegetarianos?

Un reciente análisis estadounidense, publicado en The Jama Network, que dio seguimiento a casi 100,000 voluntarios durante cinco años concluyó que quienes evitan comer carne son menos propensos a morir en comparación con los ‘carnívoros’. Este efecto resultó especialmente notable en los hombres.

Sin embargo, algunos expertos destacan que la diferencia es mínima, a pesar de que se sabe con certeza que las dietas bajas o sin carne reducen el riesgo de desarrollar problemas de salud como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial o hasta el cáncer. Entonces, ¿cuál es la respuesta? ¿Es mejor ser vegetariano?

El problema de la longevidad y otros retos

En comparación con la mayoría de las especies, el ser humano vive durante un tiempo muy largo. Eso dificulta a los investigadores la labor de medir el efecto de cualquier factor sobre nuestra longevidad —es complicado encontrar un científico que quiera y pueda esperar 90 años para terminar un trabajo—.

Para facilitar esta actividad, los especialistas tienen que ‘mirar hacia atrás’ al consultar registros de salud o realizar experimentos en menores periodos de tiempo. A partir de estos datos se puede tener una buena idea de los resultados, mas no una exacta.

Este es el primer reto que los expertos encuentran al intentar nombrar un ganador en la guerra de los vegetarianos contra los ‘carnívoros’. El segundo es el del enfoque: la relación entre el consumo o no de carne y la muerte temprana.

No necesariamente una de las variantes causa la pérdida de la vida. Puede parecer que el vegetarianismo y la longevidad están relacionados, pero estas personas podrían realizar más ejercicio que el resto, fumar menos o consumir cantidades más bajas de alcohol.

Los estudios también dependen de la veracidad en la información que aportan los voluntarios respecto a su ingesta de alimentos, aunque no puede darse por sentado. Otros análisis han demostrado que las personas tienen a cambiar algunos datos a su favor cuando tienen que ver con temas como la salud.

Regresando a la pregunta “¿es mejor ser vegetariano?”, la respuesta es: la clave para un envejecimiento saludable probablemente no se encuentra en controlar nuestro medio ambiente, que incluye lo que acostumbramos comer.

A partir de la evidencia disponible, podemos decir que es muy posible que una dieta sin carne contribuya a ello y, sin duda, el ser vegetariano aumenta las probabilidades de evitar ciertas enfermedades. Sin embargo, la dieta no es el único factor que debemos tomar en cuenta si queremos tener una vida más larga.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre