Venus no atemorizaba a los mayas, los fascinaba
Getty Images

(Notimex) Sabemos que los mayas estudiaron astronomía de una forma sorprendente y muy adelantada para su tiempo pero, de acuerdo con un investigador de la Universidad de California, Campus Santa Bárbara, sus desarrollos superan el nivel que se les reconoce hasta ahora.

Gerardo Aldana, especialista en antropología, destacó que esta civilización logró realizar una compleja ecuación matemática que ajusta el tiempo de la órbita de Venus alrededor del Sol en .08 días.

Lo que hicieron los mayas en el llamado Códice de Dresdén, fue ajustar el número de días de los que consta el año venusino, que es de 583.92 sobre el entero de 584, según explicó el experto en entrevista con la Australian Broadcasting Corporation (ABC).

Aldana dijo que la popularidad de Quetzalcóatl —fuertemente relacionado con Venus—, es evidencia de que los mayas sí fueron capaces de hacer ese ajuste astronómico gracias a sus observaciones, probablemente en Chichén Itzá.

Anuncio

La época en que este acontecimiento se llevó a cabo, en el Clásico Terminal que va del año 800 al 1000 DC, es el mismo periodo en que Quetzalcóatl —Kukulcán para los mayas— se convirtió en una figura de gran importancia, destacó.

El también docente comentó que su interpretación de la Tabla de Venus del Códice de Dresdén es similar a los ajustes del calendario astronómico hechos por los primeros astrónomos de la Grecia antigua. También pueden compararse con Copérnico y su preocupación por la precisión de sus modelos astronómicos.

El nuevo análisis que realizó Aldana tiene base en su estudio de la Tabla de Venus, que registra los momentos de la aparición y desaparición de Venus. La interpretación dominante hasta ahora de esa Tabla afirma que muestra los temores mayas hacia Venus, que consideraban como una deidad malévola ante la cual realizaban rituales de protección.

Sin embargo, esa concepción de la Tabla está equivocada, en parte, y debe de cambiarse hacia la que señala que en realidad era usada para fijar la periodicidad de los eventos rituales en el largo plazo, afirmó el especialista.

Añadió que en el periodo Clásico Terminal, la civilización maya estaba muy interesada en esos eventos de largo plazo, por lo que necesitaban modelos astronómicos precisos para determinarlos, de ahí su interés por precisar con la mayor exactitud el ciclo de Venus.

Aldana espera que su trabajo permita que el pueblo maya se deje de ver como una sociedad monolítica y se entienda lo que hacían en realidad.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!