Getty Images

¿Sufres de insomnio? ¿Sientes que descansas poco? La culpa tal vez sea de tu smartphone. Así lo sugiere un nuevo estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en el que se ha identificado que el circuito cerebral relacionado con la vigilia y el sueño, es el mismo que el sistema de recompensa, encargado de liberar dopamina, neurotransmisor que regula el comportamiento entre los seres humanos.

Para poder conciliar el sueño es importante tener un ambiente adecuado que lo favorezca, mantener horarios regulares, acostándose y levantándose siempre a la misma hora. Por el contrario, otras conductas, como el estar pendientes de los mensajes en el teléfono, o cualquier otra actividad excitante, disminuyen las ganas de dormir.

El grupo de investigadores, liderados por el español Luis de Lecea, han identificado el circuito cerebral que nos prepara para dormir y que es indispensable para mantenernos despiertos o dormidos. Tal vez parece obvio que el sistema de recompensa, que nos dirige a objetivos como huir del peligro y buscar aquello que nos asegura la supervivencia y nos da bienestar, tiene que estar coordinado con el ciclo de sueño-vigilia.

También puedes leer: Un ‘despertador’ para los que se duermen mientras manejan

Y es que el funcionamiento de ambos sistemas está interconectado. Y hasta ahora, no se había hallado la zona del cerebro donde se produce la integración entre ambos sistemas. El gran hallazgo de este estudio.

El siguiente paso de los científicos es probarlo en humanos, ya que el estudio se realizó en ratones. “Este es el primer hallazgo de un lugar en el cerebro donde se inicia la preparación para el sueño. Es probable que los seres humanos tengamos uno también. Si estamos interrumpiendo esta preparación mediante, por ejemplo, leer el correo electrónico o videojuegos, que no sólo emiten luz sino que activan nuestras emociones y ponen el marcha el circuito dopaminérgico del área tegmental ventral (VTA), es fácil entender por qué somos más propensos a tener problemas para conciliar el sueño”, explicó De Lecea a ABC.es.

Situada en el tronco del encéfalo, el área tegemental ventral es el origen de un grupo de neuronas que producen dopamina y se dirigen al Núcleo Accumbens, el corazón del sistema de recompensa cerebral, implicado en los sentimientos de placer que nos produce lograr algo o simplemente anticiparlo. Y el neurotransmisor dopamina es fundamental en este circuito. Por lo que los científicos de Stanford se preguntaban si la dopamina jugaría un papel fundamental también en el ciclo sueño-vigilia, a pesar de que estudios previos apuntaban todo lo contrario.

También lee: Los gadgets alteran los ciclos de sueño de los niños

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!