Casi 800 millones de personas alrededor del mundo no tienen acceso al agua limpia, una situación que, por sus complicaciones, cobra cientos de vidas cada año. Ante ello, la incubadora estadounidense de ideas innovadoras VICI-Labs, con ayuda de la Universidad de Berkeley y de la Asociación Nacional del Cuerpo de Paz, desarrolló WaterSeer.

Se trata de un aparato capaz de condensar el líquido del aire sin absorber contaminantes. Este incluso funciona sin energía o productos químicos, además de que “es fácil de utilizar, de bajo mantenimiento y escalable a cualquier comunidad”, de acuerdo con su sitio web.

Para utilizarlo, el usuario solo debe ‘plantar’ su base cerca de dos metros bajo suelo. Es ahí en donde el agua se almacenará y se mantendrá a una temperatura baja gracias a la tierra que la rodea.

Su turbina, que queda al descubierto, es impulsada por el propio aire del lugar, girando como un ventilador que lo ‘atrapa’ en su interior. Una vez dentro, el proceso de condensación inicia, dejando que el agua resultante caiga hasta la cámara de acumulación.

Finalmente, el usuario puede acceder a ella con ayuda de una bomba que impulsa el líquido hacia arriba.

WaterSeer: agua potable en cualquier lugar sin electricidad
WaterSeer

Pero este sistema no sólo funciona en lugares con fuertes vientos. Gracias a que, bajo el suelo, el WaterSeer se mantienen siempre más fresco que el aire, el aparato puede aún generar y recolectar agua, aunque tardará un poco más en completar el proceso.

¿Cuánta agua puede obtener el usuario con este aparato? Según sus creadores, desde 11 hasta 37 litros por día. “Por ello, WaterSeer puede proporcionar suficiente líquido limpio a toda una pequeña comunidad”, explica la campaña de crowdfunding en Indiegogo que logró reunir 295,487 dólares para financiar este proyecto.

Para agilizar el impacto de este sistema de obtención de agua, el equipo detrás del mismo ofreció una oferta a sus ‘fondeadores’: compra uno, dona uno. Es así que, con ayuda de la Asociación Nacional del Cuerpo de Paz y otras organizaciones no lucrativas, comenzó este 24 de noviembre a repartir su producto tanto en Estados Unidos como en países en desarrollo.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!